3/8/15

Un mar del color del vino, o el (largo) viaje a ninguna parte


Algunos de ellos llevan en sus carteras la dirección de algún familiar que cruzó el charco antes que ellos y que les ayudará, confían en ello, a buscar trabajo; otros, por el contrario, van a la aventura completa, sin nadie a quién recurrir (Julio Llamazares)





Amanece en la isla de Sicilia. Cerca de la costa, escondidas entre las rocas, varias personas esperan a que un barco se aproxime para subirse a él y zarpar deprisa, antes de que alguien descubra su presencia. Por su aspecto, son campesinos, hombres, mujeres y niños que llevan en maletas todas sus pertenencias y, cosido al interior de sus ropas, el dinero conseguido con la venta de sus escasas propiedades, incluidas sus casas, aquéllos que las tenían, y con el que tendrán que sobrevivir los primeros meses en el lejano país al que se dirigen. El barco llega por fin y, ya en él, los campesinos sicilianos se internan en el mar mirando con temor al horizonte y con melancolía la isla que abandonan, quién sabe si para siempre.

Durante varios días con sus noches, sin ver más que mar a su alrededor y, en la noche, las estrellas que les recuerdan a las de su isla, los campesinos cruzarán el océano imaginando cómo será el país al que se encaminan y en el que les espera una nueva vida, se supone que mejor que la que han llevado hasta ahora. Algunos de ellos llevan en sus carteras la dirección de algún familiar que cruzó el charco antes que ellos y que les ayudará, confían en ello, a buscar trabajo; otros, por el contrario, van a la aventura completa, sin nadie a quién recurrir, son los que muestran más miedo. Pero sobre unos y otros puede más el deseo de prosperar que la inquietud, las ganas de huir del hambre que la inseguridad de un futuro nuevo.

Por fin, una noche, el capitán del barco les dice que se preparen, que están llegando a Estados Unidos. Por seguridad, él no llegará hasta la costa, les dejará a unos metros de ella y les aconseja que, al pisar tierra firme, se dispersen para que la guardia costera no los detecte. Así lo hacen los campesinos después de alcanzar la orilla y así esperan, ocultos entre las rocas y los arbustos del litoral, el amanecer. Será cuando descubran con sorpresa que están en la misma isla que dejaron hace días y no en el país al que querían llegar y para lo que pagaron una elevada suma al capitán del barco, que ya ha desaparecido.

La historia la narra Leonardo Sciascia en un cuento, 'El largo viaje', recogido en su libro 'El mar de color vino' (título que tomó de la célebre cita de la Ilíada), y ocurrió hace mucho en Sicilia. Pero seguramente se esté repitiendo ahora en algún lugar de las costas de Libia, de Argelia, de Marruecos, sin que a los descendientes de aquellos emigrantes sicilianos y europeos nos importe.


Julio Llamazares, en El País


Carta a la juez que llevaba su caso por violencia machista antes de suicidarse


"Estoy muy cansada y necesito descansar; mi vida es insoportable". Así resumía su estado de ánimo Sara Calleja, una artista de 51 años, en una carta remitida a la juez de violencia de género del juzgado de León, en la que describía el infierno al que le sometió durante dos largos años su expareja Christian.

Las denuncias que había puesto no sirvieron para que la dejase en paz. Sara acabó rindiéndose y decidió abandonar la lucha y cortar su vida lanzándose a la calle desde su casa en Ibiza el pasado 11 de julio.. Aquí dejaba a sus dos hijos, Andrea, de 33 años, y Elio, de 28. Su calvario, cuyas circunstancias se repiten en otros hogares, había terminado. Este es el texto íntegro:




A la jueza de violencia de género del juzgado de León.

Estoy muy cansada y necesito descansar; mi vida es insoportable.

Mi primera denuncia en comisaría fue el 08 de noviembre de 2013, el día de mi 50 cumpleaños, y no llegó al juzgado después de muchos días porque parece ser que se extravió. Mientras, Christian estuvo en León unos cuantos días y me denunció al Inem. Era uno de los chantajes que me hacía para que volviera con él.

Esa denuncia de Christian supuso mi ruina. Tuve que vender mi casa que a duras penas podía pagar. Alquilaba dos habitaciones para poder malvivir. El Inem me sancionó con casi 20.000 euros, toda una fortuna para alguien como yo que no tenía nada, nada más que una casa a medio pagar.

Christian creó varios perfiles falsos míos con mi nombre, apellidos y mis fotos, donde yo daba masajes baratos, etc. Pedí hablar con usted porque estaba desesperada y sólo me dijo que no mirara
facebook y que Christian estaba en su derecho de denunciarme donde quisiera.

Mi vida estaba en sus manos, señora jueza y sin embargo parecía que cada vez que yo denunciaba, aburría. Hasta que Christian no volvió a León y colgó fotos con esa tobillera que le pusieron y habló de una manera despectiva en sus perfiles de facebook de usted y de la fiscal, parece que no iban a tomar más medidas contra él.

Esos días yo cuidaba a un anciano en el hospital de León por las noches. Otra anécdota es que una de las 15 veces que denuncié a Christian en León, fui a comisaría, le había visto por la noche en los soportales de la que era mi casa. Mientras esperaba mi turno en el patio, en la calle, enfrente estaba él.

Se lo dije a los policías que estaban fuera; me decían que lo denunciara y yo les decía que le detuvieran, que tenía una orden de alejamiento; no me hacían caso y cuando estaba ya en la oficina contando lo que pasaba entró un policía joven y dijo que era mi palabra contra la suya. Al final le hice pedirme perdón, y tonta de mí no lo reflejé en esa denuncia. Siempre me arrepentiré.

En cuanto al Inem decirle que yo expuse en Bruselas y Christian ponía los precios... No vendí casi nada. Mi hijo estaba estudiando y mi hija con su trabajo que apenas le daba para vivir. A día de hoy no entiendo cómo he podido soportar todo eso y todo lo que me ha venido. En realidad no lo soporto y por eso me retiro.

Las leyes son una mierda depende de para quién y sobre todo de cómo se aplican. Mi sanción del Inem es tan desproporcionada que me ha dejado en la miseria, y si no llega a ser por pocos pero buenos amigos que me ayudaron económicamente y a mi familia no tenía ni para comer. La ayuda que me conceden como mujer maltratada no la cobro, se la queda íntegra el Inem y eso usted lo sabía y le dio lo mismo.

Quiero olvidar esos días y si vivo no los olvidaré nunca, porque mi situación es extrema. Vendí mi casa, devolví lo que debía y me vine con lo puesto a Ibiza donde vive mi hija. No soy capaz de salir sola a la calle.

Hace 3 meses lo intenté con pastillas con la mala fortuna de que mi cuerpo aguantó lo que no debía.
Hoy espero irme de verdad. No soporto los días. Lo único que alegra mi existencia es la sonrisa de mis hijos, sus sonrisas son lo más bonito. Mi hija me ve día a día y sufre y llora. Y mi hijo no me ve, pero sé que me siente. Les quiero con locura y ahora y sin soberbia le digo que he sido la mejor madre, he criado a mis hijos yo sola.

Y con la visión que me dan mis casi 52 años le diré con orgullo que estoy orgullosa de mí. No lo había estado en mucho tiempo, pero no lo estoy por estos últimos casi 2 años, estoy orgullosa de mí misma como nunca lo he estado por haber tenido a mi querida Andrea y a mi querido Elio, lo mejor que he hecho en la vida. Son maravillosos y buenas personas y les adoro y son míos, mis hijos.

No creo en Dios, sólo sé que siempre estarán conmigo y yo con ellos y eso no se morirá jamás. Desde hace una semana trabajo, pero no lo soporto. No sólo porque es mucho y muy duro, es que mentalmente estoy "tocada" y no estoy a lo que tengo que estar. La medicación que tomaba me quitó mucha agilidad manual y mental y física.

Cada vez que denunciaba me daban unas hojitas con los derechos como mujer maltratada. No he recibido ningún tipo de ayuda económica, y Christian sigue molestando, enviando a mi madre mensajes (yo tengo otro móvil) y llamando a su casa. Y por si no lo recuerda, mi madre es mayor.

Sigue poniendo fotos mías y me sigue insultando. Ha creado perfiles falsos míos otra vez y vende las
acuarelas que dejé en su casa de Bruselas y no pude recuperar. Aquí en Ibiza he puesto dos denuncias, en mayo y junio, y no he recibido ninguna contestación todavía. Me hace gracia esa gente que dice que muchas mujeres denuncian para tener beneficios económicos. Que me pregunten a mí...

Y muchas mujeres retiran sus denuncias porque es una agonía aguantar un proceso del que nunca sales entera. Tienes que pasar por un scaner para que decida alguien que no sabe lo que estás padeciendo, si mientes o no... Tienes que 'desnudarte' delante de una jueza fría y sin ninguna empatía, delante de una psicóloga, delante de la policía, delante de un forense que en la segunda consulta no tiene ni tu expediente y no sabe con quién habla... delante de amigos, de familiares, de gente que no te conoce... Y aún así te ponen en duda.

Tienes que sacar fuerzas de un saco roto; pero yo ya no puedo más. Mi vida no tiene luz ni esperanza.
Christian Costenoble me robó todo. Él ganó.


Viñetadas: tiempo de becarios






El verano es la época más propicia para la proliferación de la figura del becario en muchos espacios de la actividad económica. Forges los ha retratado muchas veces en sus viñetas, como estas...













































Manuela Carmena, la hechicera que invocaba al dios de la lluvia


Tenía el aire de esos magistrados anglosajones que vemos en las películas, preocupados por conocer sobre todo en qué vericuetos del alma humana se engendra el delito... Le queda la coquetería de una mujer con clase que ha ido envejeciendo sin que los años hayan dañado su dignidad física ni sus convicciones morales ni la forma de expresar su firmeza con palabras suaves (Manuel Vicent)




La acampada del 15-M del año 2011 en la puerta del Sol de Madrid sintetizó una pasión política creada por asociaciones de barrio, movimientos ciudadanos, diversos partidos izquierdas, ecologistas, plataformas de lucha anticapitalista, okupas y cristianos de base. Al estudiar el comportamiento de los chimpancés los zoólogos han observado que los grupos de más de cien individuos, si están separados, tienden a competir con ferocidad por el territorio y la comida.

Probablemente, conductas similares a la de los chimpancés dominaron la vida social de los primeros humanos. Cuando el grupo de primates se hacía demasiado grande, se descomponía en sucesivos bandos, pero hubo un momento en la evolución de la especie en que diversas tribus se organizaron para elegir a un líder, repartirse las zonas de caza y ordenar la forma de aparearse.

Seguramente ese avance en el orden social se produjo cuando el cerebro humano conquistó la capacidad de ficción, que desde entonces se ha constituido en el motor de la historia. La ficción no ha cambiado. Un gran número de grupos diferentes solo pueden colaborar con éxito en un proyecto común si los cohesiona un mito, un ídolo, un icono, un símbolo o una bandera cuyo poder mágico se deriva de una ficción imaginaria.

Puede que a estos grupos instalados bajo las carpas de la Puerta del Sol les uniera una misma cólera alimentada por las redes sociales, pero les faltaba un rostro que creara esa ficción. Sin duda fue un tipo imaginativo el que pensó que Manuela Carmena a sus 71 años podía encarnar ese icono de regeneración ciudadana. Fueron los jóvenes airados quienes la sacaron de casa y la animaron a dejar a un lado las magdalenas de la abuelita para cohesionar las diversas tribus con la idea de conquistar juntas la alcaldía de Madrid.

El hecho de que Manuela Carmena no dudara en ponerse al frente de esta aventura democrática dice mucho de su carácter, el de una mujer fuerte sin edad, siempre un paso más allá de su propio tiempo. Con una rebeldía natural se dispuso a dar sentido político a las diversas tribus urbanas de la selva de Madrid sin pensar que esta empresa podía superar sus fuerzas.

Manuela Carmena venía del fondo del antifranquismo, que todavía sigue siendo una seña de identidad y fuente de energía de una lucha que nunca termina. El puro azar la salvó por unas horas de morir acribillada a manos de los sicarios fascistas en el despacho de los abogados de Atocha en enero de 1977; fue militante comunista, la jueza de Justicia Democrática que acabó con la corrupción de los subasteros y las coimas que muchos oficiales de juzgado recibían bajo mano como una costumbre inveterada.

Tenía el aire de esos magistrados anglosajones que vemos en las películas, preocupados por conocer sobre todo en qué vericuetos del alma humana se engendra el delito. Su empatía congénita la colocaba siempre en la piel del otro para obligarla a entender lo primero el origen de la desgracia de los que se sentaban en el banquillo o de los reos condenados cuando era jueza de vigilancia penitenciaria. A esa actitud ella la llama escuchar, antes lo hacía con los delincuentes, ahora quiere hacerlo con los ciudadanos de Madrid para convertirlo en una ciudad habitable.

Le queda todavía la coquetería de una mujer con clase que ha ido envejeciendo sin que los años hayan dañado su dignidad física ni sus convicciones morales ni la forma de expresar su firmeza con palabras suaves, que se deben a su larga experiencia de haberse bandeado desde muy joven con las debilidades humanas. Posee una estructura ósea ancha y recia; los pómulos y la mandíbula abren y cierran una boca sensual con una sonrisa dispuesta siempre como una autodefensa.

En la primera imagen de su victoria en la alcaldía de Madrid se presentó rodeada de los nuevos concejales, a los que probablemente no conocía de antemano. Parecían los emisarios de las distintas tribus urbanas salidas del fondo de la selva de asfalto que en un momento podían comenzar a bailar al son de güiros y tambores alrededor de Manuela para que ella en el papel de hechicera invocara al dios de la lluvia.

Puede que llueva o no llueva sobre Madrid, pero su alcaldesa de momento es partidaria de la felicidad. Queda por saber si su empeño por limpiar la vida municipal contará con la honestidad de sus colaboradores. La suya está asegurada.


Manuel Vicent, en El País


Zimbabue prohíbe la caza de leones, leopardos y elefantes, tras la muerte de Cecil



Jericho, hermano de Cecil, otro animal simbólico en Zimbabue

El Gobierno de Zimbabue ha decidido prohibir la caza de leones, leopardos y elefantes desde este pasado domingo, tanto dentro como fuera del Parque Nacional de Hwange. Esta ha sido la reacción de las autoridades ante la indignación internacional provocada por la caza de Cecil, un león de 13 años abatido por un dentista estadounidense, cuya extradición ahora el Gobierno zimbabuense exige.

"Una caza así sólo se podrá llevar a cabo con permiso por escrito del director general del departamento de parques y si los cazadores van acompañados por personal del parque", señala el comunicado emitido por el responsables de los parques nacionales. La norma incluye la prohibición de cazar con arcos y flechas.

Walter Palmer, un dentista de Minnesota, pagó 55.000 dólares para poder dar muerte al león, un símbolo del parque Hwange, acción que llevó a cabo el 1 de julio sacándolo del recinto por medio de una artimaña. Disparó con arco y flecha, lo que llevó a que el león sufriera durante 40 horas hasta que Palmer finalmente lo remató con un arma de fuego.

El Gobierno ha arrestado a una persona relacionada con la muerte de un segundo león un día después de la caza de Cecil, dentro de la investigación que ha iniciado sobre casos irregulares de caza. Zimbabue cuenta con una población de cerca de 2.000 leones, de los cuales 70 son cazados de forma legal cada año, según fuentes oficiales.


Fuente


2/8/15

El caso del conductor imprudente con un ciclista y una caída final que nadie esperaba





En una ciudad de Gran Bretaña, un conductor adelanta a un ciclista de manera peligrosa sin guardar la distancia de seguridad. El joven graba la escena, y empieza a relatar en alto los datos del coche para denunciarlo ante la policía mientras lo sigue con la bici.

El conductor se empieza a molestar y poco a poco va mostrando su grado de garrulismo ante los comentarios del bicicletero. Lo peor es que está en inglés. Lo mejor, el desenlace final. Sublime.






Wolfgang Schäuble, el tipo que te hace dormir con la luz encendida


Su obsesión por mantener a raya el gasto en la UE te da tranquilidad, pero después reparas en los modales oxidados con los que pretende expulsar a Grecia del euro, y tienes que dormir con la luz encendida (Juan Talión)


Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas alemán


Mi personaje de novela preferido es esa variedad de héroe que, si lo miras durante mucho tiempo, empieza a adquirir aspecto de villano. En su comportamiento anida una sospecha que nunca se quita, por mucho que frotes. No te ha dado una razón para dudar. Pero. No consigues fiarte de él. Cuando se alcanza el final del libro uno no sabe si se trata de una buena persona o de un buen hijoputa. Quizá sea ambas cosas. En esta categoría de protagonistas ambiguos e impenetrables se encuentra Wolfgang Schäuble.

El ministro de Finanzas alemán emite un poder hosco, que su aspecto desvalido, en silla de ruedas, refuerza. Está reclamando una novela a gritos. Lo tiene todo: autoridad, rudeza, ambición, inteligencia... incluso un pasado heroico y turbio. En 1990, cuando salía de una reunión de su partido, un hombre con problemas de esquizofrenia le disparó con un Smith & Wesson. Una bala le destrozó la mandíbula y otra le atravesó el pecho y se incrustó en la columna. Seis semanas después se incorporó al trabajo. Le fue bien. Medró. Cuando ya había alcanzado la presidencia de la CDU reconoció haber recibido una donación de 100.000 marcos para el partido, de manos de un traficante de armas... Aquí ya hay para 500 páginas.

Su obsesión por mantener a raya el gasto en la UE te da tranquilidad, pero después reparas en los modales oxidados con los que pretende expulsar a Grecia del euro, y tienes que dormir con la luz encendida. Eso, que parece malo, es bueno. En un sentido narrativo, el mal siempre es más fecundo que el bien. Éste produce una satisfacción que conduce al sopor, al estilo de esas tardes en que estás tan a gusto en el sofá, que por no levantarte, salir, emborracharte y follar, cierras los ojos y te despiertas a las seis de la mañana. En cambio, el mal causa inquietud, es una invitación a entrar en acción, vestir unos vaqueros sucios, salir a beber, etcétera.

A veces Schäuble me hace pensar en Sam Spade, cuando en El halcón maltés asesinan a su socio, Miles Archer, y el detective no lo toma como una mala noticia necesariamente; en el fondo, no podía ni verlo. Aunque como nadie es quien para tirotear a su socio y no pagar por ello, no descansa hasta esclarecer el crimen. Se lo debe a Archer, y en especial a la esposa de Archer, con la que mantiene una secreta aventura, conocida por todos.


Juan Tallón, en El País


Drama en la comunidad de vecinos






Es el espacio donde mejor se refleja el 'civismo' que habita en las colectividades humanas. Los mensajes colgados en portales, rellanos y escaleras retratan mejor que cualquier estudio sociológico el (estrambótico) comportamiento humano. Aquí unas muestras.








































Condenados a 14 meses de cárcel por robar 3 gallos, 4 gallinas y 11 palomos





Un juzgado de Albacete ha condenado a dos hombres a 14 meses de prisión cada uno, al considerarlos autores de un delito de robo con fuerza en las cosas. Además, deberán indemnizar con 397,50 euros al propietario de la finca donde actuaron por los desperfectos causados en las instalaciones durante la operación.

La sentencia considera probado que los dos acusados, mayores de edad y sin antecedentes penales, actuando de común acuerdo, se dirigieron sobre las 00:30 horas del 21 de febrero de 2013 a una finca en el paraje de La Roda (Albacete).

Al llegar, saltaron la valla que rodea la propiedad y sustrajeron de su interior una gallina ponedora, una gallina brama gigante blanca, dos gallinas milflores, un gallo americano, dos gallos andaluces y once palomos de raza, cuyo valor asciende a 199,5 euros.

Los acusados se llevaron a los animales cuidadosamente metidos en unas cajas de cartón con agujeros, utilizadas habitualmente para trasladar hurones, sin que sufrieran daño alguno.



Varoufakis: "Berlín quiere imponer la troika en todas partes, con París como premio gordo"


“El despotismo sádico de la ideología dominante”. “La lectura moral de esta crisis”. “El abrazo mortal de la deuda”. Son algunas de las ideas que suelta el exministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis en una entrevista en El País. Este es un amplio resumen de sus declaraciones, en las que afirma que "el plan Schäuble es imponer la troika en todas partes. En Madrid y en Roma. Pero especialmente en París. París es el premio gordo, el destino final de la troika".




Tras su dimisión. Los periodistas sospechan que estoy desanimado, pero no entré en política para hacer carrera. Entré para intentar cambiar las cosas. Y hay que pagar un precio por tratar de hacerlo. [Ese precio] es el desdén, el profundo odio del establishment. Si uno llega a la política sin querer hacer carrera acaba metiéndose en problemas.

La troika estará en Atenas durante décadas. No lo harán. El acuerdo no tiene futuro. Se basa en proseguir con la farsa de la patada hacia adelante: prorrogar la crisis con nuevos préstamos insostenibles, y fingir que eso resuelve el problema. El tercer rescate está diseñado para fracasar. Seamos sinceros: el ministro alemán, Wolfgang Schäuble, nunca estuvo interesado en pactar nada que pueda funcionar. Su plan es rediseñar la eurozona: parte de ese rediseño es echar a Grecia. Creo que está completamente equivocado, pero tiene mucho poder. Una de las falacias de estos días es presentar el pacto entre Atenas y los acreedores como una alternativa al plan de Schäuble. No es así: el acuerdo es parte del plan de Schäuble.

Berlín tiene un plan. Schäuble quiere dejar de lado a la Comisión y crear una especie de autoridad fiscal con capacidad para echar abajo los presupuestos nacionales, incluso en países que no estén bajo programa. Es como poner a todos los socios bajo programa. El plan Schäuble es imponer la troika en todas partes. En Madrid y en Roma. Pero especialmente en París. París es el premio gordo, el destino final de la troika. El Grexit se usará para crear el miedo necesario en Madrid, Roma y París.

Golpe de Estado en Grecia. Es una demostración: esto es lo que pasa si no os sometéis a la troika. Lo ocurrido en Grecia es un golpe de Estado: la asfixia de un país a través de restricciones de liquidez. En Bruselas nunca hubo interés por ofrecer un pacto mutuamente beneficioso. Las ayudas no llegaban; había que hacer frente a continuos pagos al FMI y al BCE, y al final nos quedamos sin dinero. Luego nos dieron un ultimátum y nos vimos obligados a cerrar los bancos. El resultado es el mismo que haber derrocado a un Gobierno o haberle forzado a derrocarse a sí mismo.

Debate abierto. Nada de lo relacionado con la austeridad y el alivio de la deuda era indiscutible en enero: es indiscutible ahora, porque pusimos ese debate sobre la mesa. A todos los que me dicen que hemos fracasado, les diría que hemos logrado abrir un debate no solo sobre Grecia, sino sobre Europa, que vale su peso en oro. Nadie puede ser libre si una sola persona está esclavizada: esa es la paradoja de Hegel. España y los demás socios no pueden prosperar, ser libres o cuidar de su soberanía y sus democracias si se impide a otro socio la prosperidad, la soberanía o la democracia.

¿Satisfecho con eso? El euro estaba mal diseñado, como se vio tras el colapso de Lehman. Desde entonces, Europa vive en estado de negación y ha hecho lo contrario de lo que debía. Un país como Grecia, con apenas el 2% del PIB europeo, eligió a un Gobierno que ha puesto sobre la mesa asuntos cruciales; tras seis meses de lucha hemos perdido la batalla. Pero ganamos la guerra: hemos cambiado el debate. ¿Satisfecho? Por supuesto. No puedo cuantificar ese resultado; no puedo decirle cuántos miles de millones vale transformar el debate. Pero hay cosas que se miden por su valor, no solo por su precio.

El plan B. Vamos a separar dos cosas. Había un esquema, denominado plan X, un plan de contingencia para responder a los actos de agresión por parte del BCE, el Eurogrupo y demás instituciones. Y un diseño para un nuevo sistema de pagos a través de la oficina de impuestos. Este sistema se debería haber aplicado de todos modos; debería aplicarse mañana. Pero el plan X ya es historia.

Tortura fiscal y terrorismo monetario. Esa idea de la tortura fiscal es una descripción exacta de lo sucedido. La idea es que al torturado se le mete la cabeza en el agua; antes de que se asfixie, se le permite respirar para después volver a sumergírsela, y así hasta que confiese. A Grecia se le asfixia con la falta de liquidez. Incluso tras el rescate, los socios han dado solo 7.000 millones, lo justo para pagar al FMI y al BCE: de esa manera el Gobierno sigue bajo absoluto control. En cuanto al terrorismo, el 25 de junio los acreedores nos obsequiaron con una propuesta para cinco meses, a sabiendas de que era imposible cumplir las condiciones. Decidimos someterla a referéndum, y pedimos una extensión del rescate de dos semanas para votar en paz. El Eurogrupo nos negó esa ampliación; nos obligó a cerrar los bancos. En una economía moderna, cerrar los bancos es la peor forma de terrorismo monetario. ¿Qué es el terrorismo, sino perseguir una agenda política mediante el miedo? Eso hicieron: aterrorizar a la gente sobre los efectos de votar no. Si en Bruselas se hubieran abstenido de asustar a los griegos, yo no habría usado esa palabra.

Sin aliados. Esa idea de que el Eurogrupo son 18 contra uno es ilusoria. Hay una pequeña minoría que cree en la austeridad. Hay un grupo mayor de Gobiernos que no creen en la austeridad, pero están obligados a defenderla porque la impusieron. Y todavía un tercer grupo, con Francia, que ni cree en la austeridad ni la practica.

El legado de Merkel. Europa corre el riesgo de convertirse en una jaula de hierro: espero que la canciller Merkel no quiera dejar esa herencia.

Preguntado por las declaraciones en las que Mariano Rajoy sugiere que otros países pueden tomar la misma deriva que Grecia si ganan peso opciones similares a Syriza, Varoufakis apunta que el país heleno "se ha convertido en una especie de pelota de fútbol para los políticos de derechas, que insisten en asustar con Grecia a la población".

"Los españoles tienen que mirar su situación económica y social y sobre eso valorar qué es lo que su país necesita independientemente de lo que pase en Grecia o donde sea. El peligro de convertirse en Grecia siempre sigue ahí y se hará real si siguen repitiendo los mismos errores que se impusieron en Grecia"

Varoufakis no cree que Podemos haya perjudicado a su Gobierno: “Nunca diría que Podemos ha sido un problema para nosotros. Puede haber intensificado el proceso. Pero sin Podemos, Europa habría usado la misma estrategia del miedo”.



Marcha de mujeres en defensa del derecho a mostrar sus tetas en público





Cientos de personas se manifestaron este sábado en Waterloo (Canadá) para defender el derecho de las mujeres a circular en público con los senos desnudos, tal y como permite la legislación vigente, tras ser arrestadas tres hermanas que iban en bici con las tetas al aire.

La manifestación fue convocada por Tameera, Nadia y Alysha Mohamed, las tres hermanas que se quitaron sus camisetas porque tenían calor durante un paseo en bicicleta en el centro de Kitchener (Toronto).

Las jóvenes fueron arrestadas por la policía, con el pretexto de un control técnico de las bicicletas, y los las invitaron a vestirse, según contó Alysha Mohamed en su cuenta en Twitter. Cantante y dos veces nominada a los premios anuales de la música en Canadá, la muchacha, cuyo nombre artístico es Alysha Brilla, presentó una denuncia junto a sus dos hermanas ante la policía de Waterloo.

El asunto voló por las redes sociales canadienses y las jóvenes llamaron a manifestarse por "el derecho de las mujeres a andar en tetas en público", según se lee en la página de Facebook abierta para divulgar la protesta, 'Bare With Us' (desnudas con nosotras).

"Son senos, no son bombas, relájense" o bien "la desnudez no tiene nada de sexual" eran algunas de las consignas que figuraban en las pancartas durante la manifestación, en la que muchas mujeres pasearon mostrando sus tetas.


Las tres hermanas protagonistas



Fuente


El bebé elefante que jugaba con las golondrinas






Parque Nacional Kruger de Sudáfrica. Un pequeño elefante pasea con su manada cuando se encuentra con unos extraños bichos que revolotean a su alrededor. Es una bandada de golondrinas en medio del camino con ganas de jugar. Y el animalito se apunta al juego... Un vídeo con casi cinco millones de visitas en cinco días.





1/8/15

Rita Maestre, Pablo Iglesias, violencia machista y el desvarío (ideológico) de Joaquín Leguina


Joaquín Leguina, expresidente socialista de la Comunidad de Madrid, lleva demasiado tiempo perdido en el universo, especialmente en el espacio digital, por donde anda muy a menudo. Su último artículo en la web es un monumento a la superficialidad, al populismo barato y al lugar común. Lo malo es que sus reflexiones las pasea luego por Twitter, y pasa lo que pasa. Aquí unos breves pasajes con sus tuits complementarios.




Lo malo es que en España el virus del resentimiento lo ha inundado casi todo, comenzando por las llamadas redes sociales, donde se pretende imponer el resentimiento (y la mentira) como una obligación... Y, así, por ejemplo, si te niegas a comulgar con esas ruedas de molino te pueden llamar de todo menos guapo.

Pondré dos ejemplos: si no te crees que en España vive casi la cuarta parte de la población “bajo el umbral de la pobreza” es que eres “un facha vendido a la mafia financiera” Por otro lado, ¡ay de ti! si dudas de los bienes que traería consigo la República...

Quienes nos opusimos a Franco y, con alguna presencia intervinimos en la Transición y en la reconciliación nacional tenemos que callarnos cuando oímos a Pablo Iglesias y a sus discípulos decir que: “la Transición fue una bajada de pantalones ante los franquistas”.

Un Profesor de Historia Contemporánea ha dicho de este Iglesias júnior que “es un vástago directo de la crisis y de la descomposición de valores que la ha acompañado". Eso es lo que también yo creo y ojalá que este soufflé lleno de resentimiento y de odio sea pasajero y se vaya (como ha venido) con la crisis.















Dos reflexiones y un a modo de poema final









300 euros de multa con la Ley Mordaza por llamar "colega" a un Guardia Civil






"Las faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad, cuando estas conductas no sean constitutivas de infracción penal".

Así reza el artículo 37.4 de la Ley Mordaza, y ese fue el que la Guardia Civil aplicó el pasado 5 de julio en un control de alcoholemia en una calle de Málaga a un conductor a quien se le ocurrió llamar "colega" a uno de los agentes, lo que le ha costado una multa de 300 euros.

El informe de los agentes relata cómo sucedieron los hechos: "Realizando un dispositivo estático de control de vehículos y conductores, el denunciado es requerido para su sometimiento a la prueba de detección de alcoholemia tratando de manera despectiva y desconsiderada a los agentes, utilizando la palabra "colega" en presencia de viandantes por la zona".

El pasado 22 de julio, la Policía Local de Güímar, en Tenerife, sancionó a Fernando Díaz Coello por llamar "escaqueados" a los agentes municipales en comentario colgado en Facebook: "Lo mejor para controlar a una casta de escaqueados, bien acomodados en convenios y estatutos, es alejarlos del centro de poder. Sí señor. Qué grandes. Y para bordar la jugada les ponen un kioskito con caipiriñas, hamacas y una piscina".








Fuente


Viñetadas: en el país de Kim Jong Un y el monstruo del lago 'B'





































Pablo Iglesias: ¿Cuántas divisiones [militares] tiene el Papa?






"Lo que ha hecho el Gobierno griego es tristemente lo único que podía hacer". "Si gana Podemos, solo podría hacer lo que hizo la democracia cristiana hace 30 años: Una reforma fiscal, defender la desprivatización de la sanidad y defender una educación pública, no podemos hacer mucho más".

Son reflexiones del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la presentación de un libro en Madrid este viernes, en respuesta a una pregunta sobre lo que ha pasado en Grecia. En cinco minutos, Iglesia hace una radiografía de cómo funciona la democracia en la Unión Europea, desnudada en su ominosa actitud hacia Grecia.

Iglesias viene a decir que la política no es una cuestión de buena voluntad, sino que las decisiones se toman en función de la correlación de fuerzas existentes. Y parte con la pregunta que lanzó Stalin en unas negociaciones: "¿Cuántas divisiones tiene el papa Pío XII", preguntó el dirigente ruso.